Ser cooperante, ¿se hace o se nace?

Iñaki Sainz de Rozas Pertejo, estudió Geografía e Historia en la Universidad Complutense de Madrid, con una especialización posterior en los nacionalismos balcánicos y postsoviéticos.

Cooperante Iñaki Sainz de Rozas

En esta entrada, Iñaki, nos cuenta sus primeros pasos en Cooperación y hace una retrospectiva de sus orígenes y  de su amplia y dilatada experiencia en diversos continentes gestionando distintos tipos de proyectos.

Iñaki Sainz de Rozas Pertejo se une a la Comunidad de Aprendizaje de esta asignatura: Trabajo Social y Cooperación al Desarrollo #TSyCD


Los orígenes

Pues, los que habíamos nacido en el “Neolítico”, debíamos hacer el Servicio Militar Obligatorio,  o el Servicio Social Sustitutorio en su lugar. Ese fue mi caso, para hacer el Servicio Social Sustitutorio yo había sido asignado a un puesto de ayuda en carretera de Cruz Roja cerca de mi lugar de residencia, pero pensé que, por mi formación, podría encajar mejor en el Departamento de Cooperación Internacional.

Tras ponerme en contacto con Fernando Cuevas en el verano de 1999, y explicarle mi caso, solicitamos entre los dos el cambio de expediente dentro de Cruz Roja, y tres meses más tarde, el 27 de Septiembre de 1999, ¡voilá! empecé mi Objeción de Conciencia en ese Departamento y por tanto mi inmersión en el mundo de la Acción Humanitaria.

Mi carrera desde entonces se ha dividido en varias fases. En un primer momento estuve ligado a Cruz Roja durante cuatro años entre el trabajo en la Oficina Central y una primera misión en El Salvador.

Posteriormente trabajé en Ciudad Juárez (México) para organismos del Gobierno Federal mexicano y con organizaciones locales.

Después me reincorporé a Cruz Roja entre 2005 y 2012. Y desde entonces he trabajado con la organización Acción Contra el Hambre en Líbano

Mapa de Líbano

 y en marzo de 2016 he vuelto a Malawi por segunda vez.

Mapa de Malawi

Además he trabajado en otros países como Zambia, República Sudafricana, Namibia y en el  sureste asiático en Pakistán.

Mapa de Pakistán

Gestionando Proyectos

Yo siempre he gestionado proyectos pues los que tenemos una formación no técnica, somos considerados generalistas, y a lo que, en un principio, podemos aspirar es a la gestión de proyectos y de los fondos con los que financiar dichas actividades.

Gestión de proyectos

El trabajar en una organización generalista como Cruz Roja me permitió implicarme en proyectos de diferente naturaleza: Agua y Saneamiento, Salud, Desarrollo Comunitario, Medios de vida, Seguridad Alimentaria, etc.

Pero poco a poco me he ido especializando en proyectos de Seguridad Alimentaria, Medios de Vida, Generación de Ingresos, y reparto de dinero, y últimamente también me he implicado en la identificación de estrategias sectoriales.

Me ha permitido tener una versión más integradora de la Acción Humanitaria y de la Cooperación al Desarrollo. Y agudizar el análisis de los factores que potencian la vulnerabilidad de las poblaciones a las que apoyamos, algunos de los cuales tenemos la capacidad de revertir pero, en otros casos, su solución escapa fuera de nuestro alcance.

Desde mi punto de vista considero que el cambio generado en las poblaciones locales por un proyecto de Cooperación al Desarrollo está basado en procesos de aprendizaje de nuevas formas de vida; técnicas agrícolas; hábitos alimenticios; hábitos higiénicos, etc.

Por eso es importante tener en cuenta que el impacto de estos procesos requiere su tiempo. Por poner un ejemplo  “la gente no se lava las manos porque los agentes sociales les digamos varias veces que es bueno lavarse las manos” (¿cuántas veces nos decían de pequeños que no hiciésemos ruido al beber, y nosotros seguíamos sorbiendo del vaso?), si no que todo cambio requiere un proceso de aprendizaje y acompañamiento para supervisar la puesta en práctica de los nuevos hábitos y corregir posibles fallos y errores.

También es importante tener en cuenta que las soluciones que propondremos deberían apuntar hacia una sostenibilidad duradera en el tiempo, para lo cual por un lado es necesario buscar soluciones sencillas con las que la población esté familiarizada o pueda estarlo en un periodo corto de tiempo, y además analizar todos los factores (culturales, económicos, sociales, etc.) que podrían menoscabar esta sostenibilidad.

Proyectos agrícolas

Recuerdo que con el fin de fortalecer las actividades agrícolas locales, en una ocasión repartimos bombas de riego manuales entre los agricultores, el proyecto había sido apoyado por el Ministerio de Agricultura local y de hecho había sido una petición de los beneficiarios, que sabían de la existencia de dichos sistemas de riego y pensaban que era la solución para fortalecer su producción.

Pakistán. Registro de beneficiarios

Durante el primer año, tras las distribuciones de las bombas de riego, todo el proyecto fue viento en popa, las familias incrementaron su producción y el donante estaba encantado con ver los campos de maíz rebosantes. Sin embargo al identificar la solución con los beneficiarios, no tuvimos en cuenta la vida media de una bomba de riego, el desgaste de las piezas por su uso prolongado, ni la posibilidad de encontrar piezas de recambio en las proximidades de las aldeas donde trabajamos.

Al identificar el proyecto supimos que las piezas de recambio se vendían en la capital del país (a 100 kms. de distancia) y pensamos que los beneficiarios se podrían organizar para ir a comprarlas. Pero en nuestro razonamiento no tuvimos en cuenta los hábitos de vida locales, las rentas medias y el coste de la vida. Cuando cerramos el proyecto y empezaron a surgir los primeros problemas con las piezas, supimos que los agricultores no estaban dispuestos a hacer más de 40 Km de distancia y emplear más de un día en comprar los recambios. 40 kms. era el trayecto que un agricultor podía recorrer en un día en autobús para poder regresar en el mismo día a su aldea. EL recorrer mayores distancias significaba una mayor inversión en el viaje (mayor coste de transporte y coste para pernoctar), además suponía que el agricultor iba a desatender su ganado o sus actividades agrícolas durante al menos 48 horas, sin que le asegurase nadie que podría regresar a la aldea con las piezas de recambio o que debería emplear al menos otros dos días para recoger las piezas encargadas al proveedor.

Estos gastos y el tener desatender sus predios agrícolas suponían un riesgo que no podían permitirse los agricultores, por miedo a robos, y a otros factores, así que tras la finalización del proyecto y tras nuestra marcha de las aldeas, a medida que las bombas de riego se fueron estropeando, los agricultores regresaron a sus viejas formas de riego y a su agricultura de subsistencia.

Limitaciones

Como digo es importante saber que la ayuda a la Cooperación y la Acción Humanitaria no es una panacea con la que acabar con todos los males que acucian a las poblaciones vulnerables, si no que nuestro alcance es limitado, y es importante tener esto presente en determinados contextos, donde el peso de las tradiciones, la cultura o del sistema político nos impide un desarrollo de soluciones más pragmáticas (Pakistán, Afganistán, etc.)

Distribución de insumos agrícolas y ganaderos en Sindh (Pakistán)

Personalmente en Pakistán me costó tiempo admitir que el apoyo que prestaba al desarrollo de las poblaciones rurales (y en especial al de la mujer) se veía limitado por factores (religiosos, culturales, políticos y económicos) que estaban fuera de mi alcance, y eso supuso un desgaste emocional y psicológico importante, que la exigencia del trabajo en esos momentos no me lo permitía.

En este sentido es importante saber cuáles son nuestros limitantes anímicos y físicos, pues desgraciadamente no solemos estar preparados para trabajar en cualquier ambiente, y el ser demasiado ambiciosos en nuestras primeras misiones puede generar un desgaste físico y psicológico importante que nos ponen en riesgo a nosotros a nuestro equipo y al trabajo realizado. Países con situaciones complejas como Irak, Afganistán o Pakistán deben ser destinos para personas con cierto recorrido a sus espaldas, por el bien de la persona cooperante y por el bien de la organización.

Mi experiencia me ha enseñado, además, a saber que en muchas ocasiones las soluciones a los problemas de las poblaciones a las que apoyamos, se encuentran a la vuelta de la esquina. Con esto quiero decir por un lado que hoy en día casi todo está inventado, no estamos aquí para “inventar la rueda”, sino para aprender de experiencias anteriores, en el entorno donde nos desenvolvemos, que hayan tenido éxito y que, a través de nuestra acción, podamos mejorar su eficacia y eficiencia.

Líbano. Limpieza y desbroce de espacios públicos

Y por otro, que no es necesario importar soluciones endógenas para solucionar problemas locales, pues traer soluciones externas generará un gasto tecnológico, económico y un consumo de tiempo que en ocasiones no es asumible ni por la organización ni por el beneficiario. Todo lo contrario, en la búsqueda de la solución debe intervenir el beneficiario con el fin de facilitar su aprendizaje y su empoderamiento de la solución, que permita una sostenibilidad de la misma en el tiempo.

Antes de importar modelos de vivienda a la selva centroamericana, prefiero diseñar un modelo de casa más modesto con los beneficiarios, más acorde con sus medios de vida y sus capacidades financieras que permitan un mantenimiento adecuado.

El diseño de una solución en equipo, ayudará a ganarnos su empatía, conocer mejor las causas de su vulnerabilidad y a que los beneficiarios se adueñen y apropien de la solución con el fin de que sea más sostenible social y financieramente. En este sentido siempre es bueno que los beneficiarios tengan una aportación al proyecto, en forma de mano de obra, materiales, etc.

EL ser humano siempre valorará más aquello que le ha supuesto un coste, que aquello que se lo hayan dado de manera gratuita.

Para ir acabando

Por último quería recalcar que hoy en día es fundamental el conocimiento de idiomas para poder desarrollarse en este campo, ya no solo para abrir el ángulo de acción entre países anglófonos, francófonos, lusófonos, etc. sino porque el dominio del francés, del inglés y de otra lengua (árabe, swahili; etc.) permitirá el acceso a herramientas de trabajo en esos idiomas que de otra manera nos está vetada.

Alfabeto swahili

El aprendizaje de lenguas locales además de facilitar el trabajo en numerosos países nos aportará un mayor acercamiento a las poblaciones a las que queremos ayudar y a los equipos de trabajo locales. Es importante saber que en muchos casos nuestro trabajo depende de los equipos locales de trabajo que son los intermediarios entre nosotros y los beneficiarios, y que son nuestros ojos y oídos en el terreno. Yo suelo decir a mis equipos que yo estoy aquí para facilitar su trabajo, que ellos conocen a su gente y saben lo que necesitan y que en muchos casos yo soy un simple facilitador. Al igual que es bueno que el beneficiario se apodere del proyecto, también es bueno que el trabajador social se haga con el proyecto y que las soluciones a los problemas encontrados durante la ejecución del proyecto se trabajen en equipo. Que el equipo local no sienta que trabajan en una organización jerarquizada, si no que ellos vean que son partícipes en el desarrollo del proyecto y en la búsqueda de soluciones. La pérdida de interés hacia el proyecto por parte de los equipos locales solo puede ir en detrimento del proyecto.

Líbano. Limpieza de espacios públicos mediante actividades de “Cash for Work”

Es necesario, además, respetar los protocolos de seguridad establecidos por la organización para la que trabajamos, así como los hábitos tradicionales, la cultura y las formas de relación personal existentes, allá donde uno vaya. Esto parece obvio, pero tras 14 años de experiencia en el terreno os puedo asegurar que me he topado con todo tipo de situaciones bastante serias y embarazosas que, normalmente, estaban generados por una actitud errónea del delegado o del expatriado y que, no solamente dañaron la imagen del cooperante, si no de la institución a la que éste representaba, y ese tipo de heridas cuesta mucho resarcirlas.

Yo siempre digo que nosotros somos los representantes de la organización para la que trabajamos las 24 horas del día en nuestro lugar de destino, y eso hay que tenerlo en cuenta tanto para tomar decisiones profesionales como en nuestra vida privada, especialmente si nos encontramos en entornos complejos o aislados (la población local no nos conoce por nuestro nombre, si no por ser la persona de la organización para la que trabajamos).

Es necesario tener en cuenta que lo mejor para nuestra seguridad, y la de los equipos, es pasar desapercibido. Os puedo asegurar que en Pakistán fuera de mi equipo, nadie supo nunca que yo era europeo, pues me dejé barba e iba vestido a la manera local, que por otro lado era la mejor solución frente a los 52C que teníamos en verano. De esta manera, además, me gané la empatía de mi equipo y la de los beneficiarios.

Creo  que es práctico la especialización de las personas profesionales de la Cooperación, pero pienso que siempre hay que dejar una puerta abierta para poderse adaptar a los cambios que puedan venir en un futuro, y una sobrespecialización puede dificultar dicha adaptación, porque estás encasillado, o te encasillan, o por otras razones…

Lo que es fundamental hoy en día es la formación continua, con el fin de conocer las últimas herramientas y metodologías. El desarrollo de la Acción Humanitaria y la Cooperación al Desarrollo ha sido vertiginosa durante los últimos 20 años, incorporando herramientas nuevas que hacen más eficiente y eficaz el trabajo. Es recomendable estar al día de estas metodologías mediante cursos presenciales o en línea.

La experiencia personal me ha enseñado, que es difícil compaginar esta profesión con una vida familiar: o la pareja entiende y comparte nuestros objetivos y está dispuesta a sacrificar su vida profesional para acompañarnos o a pasar temporadas alejados el uno del otro; o somos célibes y nos mantenemos en un régimen ascético (todavía no conocí a nadie).

Si no entramos en ninguno de los casos anteriores, se avecinan nubarrones… Y ese desgaste emocional, os lo aseguro, pasa factura en el terreno. Porque como dicen en México: “amores de lejos, amores de pendejos” o “parejas de lejos, parejas de cuatro”.

En fin, fuera de bromas, creo que es importante también poder cubrir las necesidades anímicas de cada uno, especialmente cuando uno está trabajando en contextos complejos durante periodos prolongados, la falta de ese afecto o los problemas personales generados por una relación equívoca, puede afectarnos en el trabajo.

Muchas gracias por tu atención y como suele ser habitual se agradecen los comentarios.

Puedes suscribirte al blog, pulsando el botón “seguir” que aparece en la parte inferior derecha, indicando tu dirección de correo electrónico.

18 comentarios en “Ser cooperante, ¿se hace o se nace?

  1. Hola Iñaki, asombrosa vida como cooperante. Personalmente considero que cooperante se nace, todos tenemos esa motivación la cual nos incita a empezar a movernos en este mundo. Tu explicación de cómo es importante conocer la cultura del país para que un proyecto no falle, es muy clara y necesaria. Como voluntaria entiendo perfectamente la importancia y la motivación que todos tenemos a la hora de plantear un proyecto y llevarlo a la acción, la emoción muchas veces nos puede y llevamos a cabo acciones, las cuales no pensamos si las consecuencias son positivas o negativas para la comunidad. Tengo una pregunta, ¿consideras que todos los proyectos donde has colaborado han posibilitado la mejoría de la comunidad?

    Le gusta a 2 personas

    • Estimada Paula, buenas tardes y gracias por tu comentario. Seré breve, yo creo que en cierta medida todas las intervenciones en las que he trabajado ha reducido la vulnerabilidad de la población a la que iban destinadas. Aunque esa situación, en algunos casos, no se viese prolongada en el tiempo, y a veces los beneficiarios, tras la finalización del proyecto volviesen a la casilla de salida. Para evitar estas situaciones es necesario implicar a la población local en el diseño de soluciones, además de usar tecnología local.

      Es cierto que durante la ejecución de algunas intervenciones se generaron impactos negativos en los beneficiarios que no habían sido previamente identificados. Durante la construcción de sistemas de abastecimiento de agua a comunidades rurales de Centroamérica, los beneficiarios sin nosotros quererlo se vieron amenazados por los ganaderos de la zona, quienes hasta entonces mantenían un monopolio sobre el uso de las fuentes de agua. Este conflicto generó amenazas de muerte y la casi paralización del proyecto. Posteriormente, y con la colaboración de las autoridades locales, pudimos llegar a un acuerdo que garantizase la continuidad del proyecto y el abastecimiento de las comunidades beneficiarias, a la vez que el abastecimiento de la campaña ganadera de la zona.

      Es importante, en este sentido, una correcta identificación que permita el diseño de soluciones adecuadas y evite la injerencia de posibles riesgos/peligros en el desarrollo de las actividades

      Un saludo y gracias Paula

      Me gusta

  2. Muy interesante post y agradezco Iñaki que hayas compartido tu experiencia. Comparto tus ideas de enfoque “desarrollista” en cuanto a hacer participar al beneficiario del proceso de acción de las actividades que lo benefician. En cuanto a la sobreespecialización: catalogarlo como recomendable/no recomendable, ¿no dependería del tipo de organización que tenga la entidad en la que trabajas?.

    Tengo curiosidad en saber si has tenido una experiencia en alguno de los campos de acción en un momento de tensión política y cómo influenció para el proceso de ayuda humanitaria en aquel caso.

    Saludos,
    Valentin.

    Le gusta a 1 persona

    • Y sumándome al debate, creo que ser cooperante puede darse en ambos casos. En el mío personal, creo que no es mi propia naturaleza la que me ha impulsado a involucrarme para conocer, aprender y aportar, sino el contexto en el que me fui formando y mi curiosidad por conocer lo que sucedía, sucede, y por lo que puede suceder, ya sea en mi barrio, como en el mundo.

      Le gusta a 1 persona

      • Estimado Vale (¿de Valentín o de Valerio?)
        Efectivamente que dirigirás la vida en base a las prioridades que tengas en ese momento. Y si tu interés es trabaja en una organización especializada, no tendrás otra solución que especializarte en ese campo. Sin embargo yo creo que a pesar de la especialización, pienso que siempre hay que tener un espacio abierto al cambio, o por lo menos no descartarlo. Si algo aprendí de mi estancia en USA es la pactricidad de su población, las personas con las que conviví allí era gente que por ejemplo habían trabajado en la construcción en Oregón, en la agricultura en California o en carpintería en Carolina del Norte. Yo mismo he pasado por diferentes fases de mi vida a las que me he tenido que adaptar, tanto mi personalidad como mis conocimientos. Y en todas he intentado aprender lo máximo posible y realizar mi trabajo lo mejor posible.

        En el cuanto a tu pregunta, yo sí he trabajado en entornos socialmente o políticamente volátiles. En estos casos es necesario crear y cumplir unos Protocolos de Seguridad que garanticen el desarrollo de nuestra labor y de nuestra vida dentro de unos márgenes de seguridad adecuados.
        Generalmente las organizaciones que trabajan en entornos inestables tienen Departamentos con personal especializado en seguridad, que se coordina con las demás agencias humanitarias deslazadas sobre el terreno y con las autoridades locales (o con los principales actores locales) para diseñar estos protocolos o procedimientos de seguridad.

        Estos protocolos incluyen la identificación de edificios seguros para el trabajo y la residencia del personal de la organización; la identificación de lugares “clave” en el entorno en el que desarrollamos nuestras actividades (acuartelamientos; comisarías; etc.); la identificación de vías de salida de la ciudad en la que residimos y de estrategias de evacuación en caso de emergencia.

        En aquellos lugares inestables en los que trabajé los edificios de las entidades estaban vigilados 24 hrs por personal desarmado de seguridad privada, en colaboración con las autoridades locales. Además teníamos un protocolo de comunicación constante por el que debíamos comunicar con 24 hrs de antelación, nuestros desplazamientos a terreno para que fueran analizados y aprobados por el Departamento de Seguridad, en base a la situación de la región donde nos íbamos a desplazar. Durante las visitas a terreno debíamos estar en constante contacto con el Departamento de Seguridad además de antes de iniciarlo y después de finalizarlo, para estar informados de la situación y establecer estrategias alternativas en caso de que las carreteras estuviesen cortadas.

        En uno de mis destinos, cuando la situación social y política de la ciudad donde residía empeoró, fuimos evacuados y trasladaos a un hotel en una ciudad cercana, donde continuamos realizando nuestro trabajo, aunque en la distancia. Y, cuando el Departamento de Seguridad lo aprobó porque la situación social había mejorado, se nos permitió regresar a nuestro destino original.

        Bueno espero haberte dado una pequeña idea de los protocolos de seguridad que me pediste. Un saludo Vale.

        Le gusta a 2 personas

  3. Estoy tan inspirado por el trabajo que has hecho y tu vida en el desarrollo internacional. Estoy interesando en una carrera en desarrollo internacional y trabajando para una ONG así disfruté leyendo sobre tu experiencias. Para mí, la parte más interesante de tu entrada es la necesidad de un entendimiento cultural en trabajo social y desarrollo internacional. Esto es un punto muy importante. El año pasado tomé un curso sobre la cultura en guerra y en paz y el propósito del curso era entender la importancia de la cultura de un país o una comunidad y como puede influir en los procesos de guerra y paz. Creo que esta conversación es relacionado cercanamente a tu discusión. Para que una ONG o un trabajador social sea efectivo, es necesario que entiendan la cultura, la vida, y los valores de un país o una comunidad. Para crear paz o desarrollo sostenible, la gente tiene que querer una solución y mantenerla y sostenerla.
    De hecho creo que el servicio social sustitutorio (en lugar de servicio militar) es muy importante para fomentar el entendimiento cultural entre los países. Sé que en otros países como Austria, servicio social es obligatorio para todos los hombres (o pueden hacer un servicio militar). El resultado es una generación de hombres que tienen un entendimiento de otro país y otra gente y también, han tenido un impacto positivo en el mundo. También, pienso que esto responde a la pregunte “se hace o se nace?” es posible que cooperante se hace a través de servicio voluntario e internacional, y la exposición a problemas o conflictos en otros partes del mundo.

    Me gusta

    • Estimada Alli, gracias por tus comentarios, creo que es fundamental empatizar con la población de la región al que vas destinado, para ello es necesario haber leído previamente sobre el país o destino al que vas a trabajar, y si, encima, conoces el idioma tendrás una mejor tarjeta de presentación además de que el entendimiento y la empatía con la población local será mucho más fácil. Creo necesario aterrizar en formato “esponja” a la llegada al país con el fin de absorber la mayor cantidad de información posible, y así evitar tópicos y generalidades.
      A la llegada a mi primer destino, en 2002, el primer consejo que me dio el Director-País que entonces coordinaba las labores de la agencia humanitaria para la que trabajaba en ese país, fue que durante los primeros seis meses debería “oír, ver uy callar” RESPETO con mayúsculas debería ser una de las máximas de los expatriados, Tolerancia con el país que te acoge, por su población y por su cultura pues por encima de la vulnerabilidad de la población local se encuentra su dignidad como seres humanos y nuestra labor debe ser la de fortalecer esa dignidad mediante el apoyo humanitario o técnico.
      Por otro lado, desgraciadamente el Servicio Social Sustitutorio en España no estaba diseñado con los fines que tú describes del Servicio Social en Austria. Para la gran mayoría de las personas que tuvieron que hacer ese servicio en España, solamente supuso un año perdido, o un tiempo de aburrimiento. En mi caso tuve suerte pues, el interés por ser útil y la curiosidad que yo tenía por conocer, fueron correspondidos por vuestro profesor (Fernando Cuevas), que me ayudó a cambiar el destino original que me habían asignado, en un puesto de auxilio en carretera, por un puesto en el Departamento de Cooperación de Cruz Roja Española.
      En ese sentido creo que las oportunidades que daba el Servicio Social en España fueron aprovechadas solamente por aquellas personas que tenían ciertas inquietudes y que vieron en él una puerta para ampliar conocimientos adquirir destrezas, en vez de verlo como una pérdida de tiempo. Creo que una óptica positiva y práctica en la vida nos permitirá encarar mejor los desafíos a los que debamos hacer frente

      Le gusta a 1 persona

  4. Hola Iñaki – muchas gracias para el blog. Me interesa mucho esta idea de la sobreespecialización. Estoy de acuerdo que los trabajadores necesitan tener la flexibilidad adaptar a situaciones inesperadas, pero también, como dijo ud., la división de las responsabilidades es práctica para completarlas rápidamente y exitosamente. Es un equilibrio porque estas organizaciones necesitan que sus expertos dedican su tiempo en una forma efectiva sin sobreespecializando. En su opinión, ¿cómo pueden estas organizaciones, que a veces no tienen muchos recursos (financiamiento, etcétera), aseguran que sus trabajadores no sobreespecializan?

    Pienso que la colaboración diaria entre los expertos diferentes de una organización podría aumentar el conocimiento de los tópicos no especializados.

    Me gusta

    • Estimado Nicolás, muchas gracias por tus comentarios. En referencia a tu pregunta sobre la colaboración y coordinación entre las diferentes instituciones que trabajan sobre el terreno, te comento que desde que yo comencé hasta ahora se ha avanzado mucho. Esta cooperación se realiza tanto en el plano teórico para el establecimiento de criterios de actuación, como el uso de tecnologías y herramientas similares. En este sentido el mejor ejemplo es el Proyecto Sphera (www.sphereproject.org) para el establecimiento de criterios comunes de actuación en las respuestas humanitarias. Criterios que se establecieron a finales de los 90 entre las principales organizaciones y que se han ido actualizando a lo largo de los años. En la actualidad los principales donantes condicionan su apoyo al uso de estos criterios en el diseño de respuestas e Ayuda Humanitaria. Otro ejemplo de colaboración es CALP (Cash Learning Partnership) Proyecto ideado entre diferentes agencias humanitarias para la creación de herramientas con las que agilizar la distribución de Ayuda Humanitaria, el abaratamiento de costes y el fortalecimiento de las capacidades locales. La coordinación técnica se refleja en webs como las siguiente http://foodsecuritycluster.net/
      La coordinación en las respuestas de emergencia la lidera OCHA (www.unocha.org) la Oficina de NNUU para la coordinación de la Ayuda Humanitaria. A nivel técnico esta coordinación sobre el terreno se refleja, además, en los diferentes grupos de trabajo (o cluster) que suele coordinar las oficinas de NNUU especializadas sobre el terreno (WFP para coordinar el FoodSec Cluster; UNICEF para coordinar el WASH Cluster; etc.). Esta coordinación es exigida hoy por los principales donantes de Ayuda Humanitaria (ECHO; OFDA; etc.) y la participación en estos foros debe quedar reflejada en las propuestas que las organizaciones enviamos a los donantes, para asegurar la eficiencia de los fondos desembolsados y evitar el solapamiento de acciones. En las grandes operaciones de Ayuda Humanitaria, existen estos grupos de trabajo (cluster) a nivel nacional, para aunar criterios y a nivel provincia (sobre el terreno) para coordinar las ayudas. En Líbano el cluster de Food Security lideró (por ejemplo) el diseño del Monthly Basket Expenditure (o presupuesto mensual de las necesidades básicas de una familia), mediante la coordinación de las diferentes agencias y organizaciones humanitarias que trabajaban sobre el país, a través de la recogida de datos y el diseño del presupuesto mensual básico de una familia de refugiados (de 5 miembros de media) durante 1 mes. Este modelo se usó para homogeneizar entre las diferentes agencias el reparto de la Ayuda Humanitaria a lo largo del país.
      En relación a tu pregunta sobre la sobre especialización, creo que debería responderla un Departamento de Recursos Humanos, Creo que la mejor opción para evitar la sobre especialización de una entidad es el establecer una buena política de Recursos Humanos en la que se tengan en cuenta las opiniones de sus trabajadores; se les aporte el equipamiento necesario para realizar su trabajo; el trabajar en un entorno seguro con protocolos de seguridad ad hoc; etc. Como última solución y en caso de la sobre especialización del personal, éste siempre podría ser reemplazado por otro.
      Espero haber saciado tu curiosidad, un saludo

      Le gusta a 1 persona

  5. Muy interesante tu experiencia como cooperante Iñaki, gracias por compartirla con nosotros. Desde mi posición, estoy de acuerdo con varios de los puntos que señalaste. En primer lugar, considero fundamental entender como cooperantes que nuestro impacto y los proyectos de cooperación al desarrollo dentro de una comunidad o lugar en específico son un proceso y llevan tiempo. Asimismo, es importante tener en cuenta también que las consecuencias directas que se desencadenaran a partir del proyecto no son estrictamente las del corto plazo, sino que posiblemente la presencia de cooperación afectara también diferentes áreas y ámbitos de los beneficiaros. Hay que “enseñar a pescar” como se dice tradicionalmente, y considero que la verdadera ganancia es brindarles herramientas e instrumentos a los beneficiarios para que, a través de su empoderamiento, puedan llevar el proyecto mucho más allá de lo que se planeó y que, asimismo, sean capaces de trascender los obstáculos que se pueden llegar a presentar.

    Con respecto a la esfera personal del cooperante, creo que es un tema que muchas veces se omite o se da por sentado. Gracias por compartir tu perspectiva sobre el bienestar del cooperante y los efectos que este puede tener dentro de un proyecto. Tienes razón cuando dices que “nuestro alcance es limitado”, pues, aunque queramos cambiar la vida de los beneficiarios, debemos ser conscientes que hay varios factores y variables que no dependen del cooperante. Creo que como dices, “no estamos aquí para inventar la rueda”, sino para aprender en conjunto a usar la rueda.

    Con respecto al debate ¿se hace o se nace cooperante?, concuerdo con la perspectiva de que, como seres humanos, somos seres sociales, y por lo tanto necesitamos la sociedad como el pez necesita el agua. Eso hace que probablemente todos tengamos intrínseco una esfera social que a veces puede o no ser desarrollada. En mi caso, creo que la motivación por ser cooperante y por el trabajo social en general es algo adquirido por el tiempo y lugar en el que nací y he crecido. No sólo vivir en un contexto de desigualdad social despertó en mi esa sensibilidad, sino también me permitió tener los ojos un poco más abiertos a una realidad que muchas veces preferimos no ver por simple comodidad y conformismo. Tal vez este del lado del debate que apoya que el ser cooperante realmente se hace en medio de la esfera social que todos tenemos.

    Gracias de nuevo Iñaki por compartir tu experiencia.

    Le gusta a 1 persona

    • Estimada Laura, buenos días, gracias por tus comentarios. Me gustaría saber tu procedencia. Es indudable que el entorno en el que uno crece puede influir en un sentido o en otro sobre nuestras preferencias profesionales, pero no es un condicionante. En la vida me he topado con personas que provenían de entornos acomodados, dedicados a labores humanitarias. Y al contrario, ambiciosos profesionales que provenían de entornos precarios y vulnerables y cuyo objetivo era amasar la mayor cantidad de dinero a cualquier precio para alejarse de sus orígenes.
      Creo que la clave se encuentra en la formación y el entorno familiar en el que uno crece. Y en ese sentido, soy de la opinión de que la formación en Ciencias humanas y sociales nos permite adquirir un poder analítico que quizás no se pueda adquirir a través de otro tipo de formaciones.
      En cualquier caso como ya he dicho antes a alguno de tus compañeros, desde min punto de vista pienso que una de nuestras principales labores es fortalecer la confianza de los beneficiarios como motores de su propio cambio.
      Un saludo y gracias

      Le gusta a 1 persona

  6. Hola Iñaki. Te estoy muy agradecida por compartir con nosotros tus maravillosas experiencias, experiencias que nos motivan a seguir adelante y a luchar por el cambio. A veces, pensamos que con pequeños pasos no se logra nada, pero realmente con cada paso que damos, nos acercamos más al cambio.
    Es verdad que, cuanto más avances y profundices en los diferentes contextos que uno pueda experimentar, te permite ampliar más tu visión, una visión más integradora y desarrollista. Te permite así mismo, analizar con más detalle y cercanía la vulnerabilidad de la población, generando así, proyectos para amainar tales vulnerabilidades y necesidades de las personas, desde un contexto cercano. Cierto es, que la ayuda humanitaria, es fundamental para el continuo desarrollo de las poblaciones, y su regeneración. Sin embargo, la otra realidad de la ayuda humanitaria, es que, no puede ofrecer soluciones en ciertos casos.
    Bien cierto es, como usted mencionó anteriormente, es que los cambios que se generan en las poblaciones, son lentas. En esos cambios, se implican múltiples variables, como por ejemplo, cambiar ciertos hábitos de higiene, por lo tanto, estoy totalmente de acuerdo, en que, se necesita tiempo para ver los cambios.
    Estoy de acuerdo, en cuanto a las limitaciones que mencionó anteriormente. La ayuda a la Cooperación y la Acción Humanitaria, pueden verse limitados por múltiples factores, como podría ser por propia cultura
    Una de explicaciones que más me ha gustado, es que, los beneficiarios deben mejorar en el proyecto de para el desarrollo. Claramente, cuando les hacemos partícipes de su propio desarrollo, estamos trabajando dos aspectos simultáneamente, decir, estaríamos proporcionado un programa de desarrollo para la población, pero al mismo tiempo, estamos ofreciendo la oportunidad de que adquieran conocimiento, dicho de otro modo, una se están formando de manera tanto teórica como práctica. Los beneficiarios, son los que conocen directamente las necesidades y las carencias de la población. Además, de éste modo, ellos mismos pueden valorar el proyecto, dónde mejorar y qué ámbitos profundizar, y por ello, valorarán más el proyecto.
    Fascinada por tus logros y tú trabajo, un ejemplo a seguir para todos nosotros
    Nasolo.

    Le gusta a 1 persona

    • Estimada Nasolo, Zikomo Kwambiri (muchas gracias) por tus comentarios, todos ellos muy interesantes, Permíteme añadir a tus reflexiones que en muchos casos, y más allá del fortalecimiento de recursos locales o de la distribución de la ayuda Humanitaria, el mayor impacto de nuestra labor como cooperantes; expatriados o profesionales de la Ayuda Humanitaria, es el fortalecimiento de la confianza de los beneficiarios como factor (o motor) del cambio esperado. Si la población local no cree su rol de cambio, difícilmente saldrá del círculo de la ayuda asistencialista. Por ello nuestra labor, entre otras cosas, es fortalecer esa confianza, permitiéndoles liderar los proyectos con su participación.
      Un saludo y muchas gracias

      Me gusta

  7. Gracias a Iñaki por compartir su trabajo como cooperante, muy interesante.
    Creo que la laboral de la cooperación internacional al desarrollo ha ido evolucionando, no es tan desconocido el papel que realizan para la mayoría de la sociedad.
    Me gustaría destacar la importancia que tiene la actitud del cooperante a la hora de realizar su labor, que entienda a las diferentes culturas que se puede encontrar, con sus tradiciones, costumbres, formas de ver el mundo, creencias religiosas, etc. Pues creo que esto es esencial y facilita que haya una buena comunicación entre los cooperantes y beneficiarios, evitando la falta de diálogo con la comunidad y un enfoque asistencialista, que olvida la demanda de la población con la que se trabaja y por lo tanto también uno de los objetivos de la cooperación , que los países que reciben ayuda exterior sean actores fundamentales .
    Respecto a la frase de si ser cooperante se nace o se hace, debo decir que creo en ambas, pues se puede tener la idea desde muy joven en participar en proyectos de ayuda humanitaria, empezando con pequeños voluntariados y también no habértelo planteado nunca por simple desconocimiento y que al informarte te entusiasme la idea , te formes y acabes siendo un gran cooperante.

    Le gusta a 1 persona

    • Estimada Cristina, buenos días, muchas gracias por tu reflexión pero me parece a mí que fuera de los círculos más próximos, la gran mayoría tiene una visión distorsionada de lo que es o puede ser la Cooperación Internacional y la Ayuda Humanitaria, en mi opinión pienso que la mayoría de los medios de comunicación generan una imagen distorsionada y asistencialista de la Cooperación (como decía la actual Directora del CICR para África en una entrevista para El País en Diciembre de 2017, la visión de una Ayuda Humanitaria asistencialista es una visión del Siglo pasado: https://elpais.com/elpais/2017/12/26/planeta_futuro/1514293699_553340.html).
      Dentro de la cooperación y la ayuda Humanitaria, además de la ayuda entregada existen otros factores de éxito como el fortalecimiento de las capacidades locales y de las relaciones entre los diferentes actores; o la transmisión de valores y tecnologías, comunicación que se realiza en ambas direcciones.
      Desgraciadamente en la actualidad no hemos sabido transmitir esta imagen al gran público y creo que nuestras autoridades diseñan su estrategia únicamente en base a esa visión asistencialista (y las acciones realizadas por expatriados en Haití y sacadas a la luz recientemente no ayudan), Pienso que nuestras autoridades siguen considerando que la Ayuda al Desarrollo es una donación que los países occidentales hacen a los países en Desarrollo, cuando la economía local crece; o, en algunos casos, como un arma de persuasión política dentro del tablero de as Relaciones Internacionales. Sin embargo yo creo que, en este mundo cada vez más interrelacionado, la cooperación debe ser una forma más de Diplomacia y de fortalecimiento en las relaciones.
      Por otro lado y tras casi 20 años dedicados a la Cooperación me sigo encontrando personas que desconocen la profesionalización que el sector ha sufrido durante las últimas décadas. En ese sentido es nuestra labor el difundir el verdadero impacto de nuestra labor más allá de nuestros círculos más íntimos
      Por otro lado como bien dices la sostenibilidad de los proyectos se refuerza si las soluciones diseñadas se realiza en coordinación con las poblaciones locales y utilizando tecnología local que facilite su comprensión y uso, y abarate los costes finales a los beneficiarios
      Un saludo

      Me gusta

  8. Pingback: Selección de participantes en los proyectos de Cooperación Internacional | CooperaBlog

  9. Considero que es importante tener iniciativa de aportar, de conocer otras realidades y culturas, vivir experiencias. Todo ello facilita enormemente la tarea del cooperante, quién tiene motivación a favorecer el desempeño de su actividad.
    Pero creo que es muy importante conocer nuestros límites y saber con quién quiero cooperar y cuanto quiero aportar, porque sino a parte de causar malestar o perjudicar a los demás te lo haces a ti mismo.
    También considero imprescindible una buena formación para desempeñar dichas tarea. Al influir en la vida de las personas hay que saber las consecuencias que producen en sus vidas nuestras acciones, que además de éticas, deben de ser estéticas por el impacto que causamos a las personas no solo de dicho país sino también al resto del mundo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s