Trabajo Social y Cooperación al Desarrollo

Desde el curso 2010 – 2011 la Universidad Pontificia Comillas de Madrid a través de la Facultad de Ciencias Humanas y Sociales oferta a las estudiantes del Grado de Trabajo Social entre otras asignaturas optativas, “Trabajo Social y Cooperación al Desarrollo”. 

Posteriormente se ha extendido la oferta de esta asignatura a estudiantes de los Grados de Relaciones Internacionales y Traducción e Interpretación. 

En estos años de docencia han pasado por el aula estudiantes de Argentina, Australia, Canadá, Chad, Colombia, Estados Unidos, España, Francia, Italia, Reino Unido, Suecia, Suiza, Madagascar, México, etc. 

La asignatura de 4,5 créditos del Sistema Europeo de Transferencia y Acumulación de Créditos (ECTS) se imparte en español. 

En torno a la asignatura se ha constituido una Comunidad de Aprendizaje que cuenta con la participación de cooperantes y profesionales de la cooperación que se encuentran en distintos países y trabajando en diversos proyectos y en la que se incorpora: 

  • La metodología “aula inversa” o “flipped classroom 
  • El uso de redes sociales 
  • Un blog de aula 

Esta comunidad ha sido reconocida y premiada como “Mejor Experiencia Formativa en Trabajo Social” por el Colegio Oficial de Trabajadores Sociales de Madrid en 2018. 

Para conocer más detalles y contenidos que se imparten en la asignatura, puedes visualizar este vídeo. 

 

Muchas gracias por tu atención y como suele ser habitual se agradecen los comentarios.

Puedes suscribirte al blog, pulsando el botón “seguir” que aparece en la columna derecha, indicando tu dirección de correo electrónico. 

Desarrollo sostenible y la música del reciclaje

En la Cumbre para el Desarrollo Sostenible, que ha tenido lugar en septiembre de 2015, los Estados Miembros de la ONU aprobaron la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, que incluye un conjunto de 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para poner fin a la pobreza, luchar contra la desigualdad y la injusticia, y hacer frente al cambio climático.

Esta nueva agenda y objetivos, pretenden reforzar de una manera más amplia los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) aprobados por Naciones Unidas en el año 2.000, y ampliar el séptimo que se refería a “Garantizar la sostenibilidad del Medio Ambiente

Según la Comisión Mundial del Medio Ambiente y del Desarrollo, 1988 el Desarrollo Sostenible, es aquel que satisface las necesidades de la generación presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades.

El desarrollo sostenible exige esfuerzos concertados para construir un futuro inclusivo, sostenible y resiliente para las personas y para el planeta.

Para alcanzar el desarrollo sostenible es fundamental armonizar tres elementos básicos:

  • el crecimiento económico,
  • la inclusión social y
  • la protección del medio ambiente.

Estos elementos están interrelacionados y son todos esenciales para el bienestar de las personas y las sociedades.

La erradicación de la pobreza en todas sus formas y dimensiones es una condición indispensable para lograr el desarrollo sostenible. A tal fin, debe promoverse un crecimiento económico sostenible, inclusivo y equitativo, creando mayores oportunidades para todos, reduciendo las desigualdades, mejorando los niveles de vida básicos, fomentando el desarrollo social equitativo e inclusivo y promoviendo la ordenación integrada y sostenible de los recursos naturales y los ecosistemas.

A continuación  se exponen varios ejemplos de mala gestión ambiental, de los que apenas podemos encontrar referencias en los medios de comunicación, pero que sin duda, durante los últimos 15 años, han padecido un progresivo deterioro.

 Una situación poco mediática y desconocida, es la situación que desde hace varios años se vive en el Mar de Aral.  Situado en Asia Central

El Mar de Aral era la cuarta superficie acuática interior del planeta. Dos ríos vierten sus aguas, el Syr Dariá y el Amú Dariá.

El Syr Dariá es el río más grande de Asia Central (tres veces el río Ebro en España) y en su cuenca están las principales regiones productoras de algodón en Uzbekistán y otras plantaciones en Kazajstán y Tayikistán.

El Amú Dariá nace en las montañas de Afganistán y atraviesa Tayikistán, Turkmenistán y Uzbekistán.

Con los planes quinquenales centralistas de la Antigua Unión Soviética se decide transformar las cuencas de ambos ríos en inmensos campos de producción agrícola a través de la irrigación.

Hay que tener en cuenta y recordar, que la principal actividad del Mar de Aral era la industria pesquera que proporcionaba más de 50.000 toneladas anuales, siendo la forma de trabajo de varios miles de personas.

El Mar de Aral ha reducido su superficie de 66 mil kilómetros cuadrados a 26 mil (casi dos terceras partes). Ha perdido superficie de agua equivalente a la superficie de la región de Aragón y se ha convertido en un desierto salino.

El principal puerto pesquero, Aralsk, hoy se encuentra a 80 kms. de sus aguas.

 

Otro ejemplo radicalmente diferente, pero también muy preocupante es la situación de la llamada “Isla de la basura”, es una zona del océano cubierta de desechos marinos en el centro del océano Pacífico Norte, localizada entre las coordenadas 135° a 155°O y 35° a 42°N. Se estima que tiene un tamaño de 1.400.000 km² (casi tres veces mayor que la superficie de España). Este vertedero oceánico se caracteriza por tener concentraciones excepcionalmente altas de plástico suspendido y otros desechos atrapados en las corrientes del giro del Pacífico Norte (formado por un vórtice de corrientes oceánicas). A pesar de su tamaño y densidad, la isla de basura oceánica es difícil de ver incluso mediante fotografías tomadas con satélites.

Limpieza de la misma:

En el año 2008, Richard Owen, un contratista de la construcción e instructor de buceo, formó la Enviromental Cleanup Coalition (Coalición para la Limpieza del Ambiente) para unirse a la causa contra la polución del Pacífico Norte. La ECC (siglas en inglés) planea la modificación de una flota de barcos para limpiar los desechos de la zona para restaurarlos y reciclarlos. El laboratorio creado con este fin se llama Gyre Island.

Frente a estas situaciones que demuestran el evidente y progresivo deterioro del medio ambiente y una ausencia total y absoluta de desarrollo ambiental, nos encontramos con otras situaciones y con otras iniciativas muy innovadoras y creativas.

Desde el barrio de Cateura, en uno de los distritos más pobres de la ciudad de Asunción (Paraguay), en dónde su primera fuente de ingresos es un inmenso vertedero, Favio Chávez decidió tomar la iniciativa y dar un giro de 180 grados al cúmulo de problemas sociales en torno a este insalubre escenario.

Favio, que ya tenía experiencia en el barrio, decide enseñar música a los niños del barrio, como estrategia para salir de la espiral de problemas sociales, drogadicción, violencia social, embarazos no deseados entre las adolescentes, etc.

Para empezar con su proyecto, allá por 2006, se encontraba con un problema: la financiación para la adquisición de los instrumentos musicales. Ese problema, se fue afrontando de forma comunitaria, entre los propios jóvenes y otras personas de la comunidad que empezaron a construir sus propios instrumentos musicales, de piezas y elementos que estaban entre los residuos del propio vertedero. Bidones, latas, bandejas de hornos, tuberías, cuberterías abolladas fueron algunas de las piezas rescatadas y recuperadas del propio vertedero para pasar a ser ensambladas y moldeadas para tratar de conseguir el sonido más parecido posible al del instrumento original.

Tras estos años de experiencia, la Orquesta Reciclados es una realidad, en la que están involucrados unos cuarenta jóvenes;  se han logrado apoyos, y se ha logrado poner en funcionamiento una escuela de música en el propio barrio, que permite una formación continuada a aquellos jóvenes.

El pasado mes de diciembre, la Orquesta de Instrumentos Reciclados de Cateura, efectuó una gira por varias ciudades españolas, y por otros países europeos.

Han contado con la colaboración de Ecoembes, entidad sin ánimo de lucro que gestionan la recuperación y el reciclaje de los envases de plástico, las latas, los “briks”, los envases de cartón y papel en toda España.

A su vez, Ecoembes ha creado el proyecto social “La música del reciclaje”, para la formación a niños/as, de entre seis y doce años, en riesgo de exclusión social para la creación de una orquesta de instrumentos reciclados, en dos centros educativos de la Comunidad de Madrid.

Gracias por tu visita y se agradecen tus comentarios. Puedes suscribirte al blog, pulsando el botón “seguir” que aparece en la parte inferior izquierda, indicando tu dirección de correo electrónico.

Referencias:

Objetivos Desarrollo Sostenible

Desarrollo sostenible

Isla de basura

Objetivos de Desarrollo del Milenio

Blog from Madrid to Hollywod

Agenda Post2015

Centro Juvenil Hua Fai para la minoría étnica Karen en Tailandia

En las últimas semanas se han sucedido noticias respecto a la situación de los refugiados rohingya procedentes de Myanmar – Birmania en su actual ubicación en Bangladesh.

Existe otra minoría étnica, la Karen, también procedente de Myanmar, que huyen de su país hacia el este, y se encuentran en una situación irregular en Tailandia.

Una pequeña organización sin ánimo de lucro, Estudio Cavernas, trabaja a favor de esta minoría en lo que se refiere a capacitación y soluciones habitacionales y de equipamiento. Su actividad está perfectamente alineada con el cumplimiento de algunos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

A continuación podrás descubrir el trabajo de cooperación que desde esta pequeña organización, se lleva a cabo en Tailandia.

A tan solo unos kilómetros de la frontera entre Tailandia y Birmania, adyacente a la reserva natural (Hua Lek), se encuentra este centro que ofrece servicios de alojamiento a jóvenes inmigrantes de la minoría étnica Karen.

Localización del Centro Juvenil Hua Fai en Mae Sot, Tailandia

Los Karen son una etnia que vive principalmente en el sur de Birmania (Myanmar) y hablan una lengua sino-tibetana.

Algunos Karen, liderados principalmente por la Unión Nacional Karen (UNK), están en guerra con el gobierno de Birmania (o Myanmar) desde 1949. El objetivo inicial del grupo era lograr la independencia de Karen, pero desde 1976, el grupo armado ha pedido la creación de un sistema federal en lugar de la independencia del estado.

Esta situación de conflicto, ha provocado que de los cuatro millones de Karen que existen, casi un diez por ciento de la población se haya desplazado e instalado en la vecina Tailandia en dónde subsisten en una situación irregular.

Estudio Cavernas es una organización sin fines de lucro de Arquitectura y Construcción con sede en Mae Sot (Tailandia).

Trabaja en estrecha colaboración con las comunidades y organizaciones de migrantes locales para satisfacer sus necesidades de infraestructura.

Ofrece soluciones sostenibles y respetuosas con el medio ambiente que combinan diseño, innovación y la implicación de trabajadores y materiales locales, que aspiran a crear algo único.

Su objetivo es garantizar un proceso y un resultado que refleje y apoye la cultura local, el medio ambiente y la forma de vida tradicional.

El equipo de construcción, lo componen un equipo multidisciplinar de personas birmanas y Karen con una característica común: han huido de su país por la misma razón, la situación de conflicto y por la falta de oportunidades.

Equipo Multidisciplinar de Construcción y formación de Estudio Cavernas

Las personas con las que trabajan son de las más vulnerables de toda la zona fronteriza que reciben un salario digno y acorde con su función. De esta forma, se contribuye al Objetivo de Desarrollo Sostenible 8, “Trabajo decente y crecimiento económico

Viven en las proximidades de un basurero y el trabajo más común y habitual es la selección y recogida de plástico para tratar de venderlo al final del día y obtener entre  40 y 80 baht (50 céntimos de euro aproximadamente).

Basurero en Mae Sot Tailandia – Thailand

Desde la Organización Estudio Cavernas se les ofrece la oportunidad de aprender a construir de manera rudimentaria, a modo de autoconstrucción, para que puedan replicarlo una vez de vuelta en su comunidad. Los habitantes de este centro, eligen esta localización por su proximidad a instituciones que ofrecen programas de apoyo y formación profesional para inmigrantes.

El diseño del centro Hua Fai se centra en crear un espacio acorde a las necesidades de los habitantes. Gracias a su emplazamiento, ofrece con sus estructuras triangulares y un jardín vertical un entorno único para vivir como estudiante.

El objetivo del proyecto consiste en ampliar las instalaciones existentes para poder acomodar el creciente número de jóvenes accediendo éstos a programas educacionales. Con esta iniciativa se contribuye al Objetivo de Desarrollo Sostenible 4, “Educación de Calidad”.

La intervención consiste la construcción de ocho unidades de dormitorio, un área semi privada y un módulo de baños. Se construyen cinco volúmenes independientes; cuatro de ellos son divididos simétricamente para crear ocho espacios.

La disposición de los volúmenes responde a tres objetivos básicos:

  • Evitar inundaciones: Tailandia por encontrase en el lado norte del área tropical que circunda el planeta, presenta un clima de sabana tropical, periodos de fuertes lluvias y en consecuencia aumento del caudal de ríos. Hua–Fai está situado en un terreno propenso a inundaciones por lo que se tomó la decisión de elevar las viviendas del suelo con perfiles de acero anclados a dados de concreto.
  • Evitar el sobrecalentamiento dentro de las unidades: controlando la exposición solar de los techos y su capacidad de transmisión térmica. Debido a las condiciones climatológicas, las lluvias tropicales y fuerte radiación solar fueron dos puntos claves a tener en cuenta en el desarrollo. Estos dos aspectos se relacionan con el Objetivo de Desarrollo Sostenible 13, “Acción por el clima”.
  • Crear un espacio comunitario: Conseguido mediante la orientación de los espacios privados a un espacio abierto, común, que funciona como un área de reunión. La disposición toma como referente los asentamientos Karen en esta región fronteriza.

Para la construcción de las viviendas se optó por trabajar con madera reciclada de demolición de viviendas antiguas de Tailandia.

Detalle del proceso de construcción en Hua Fai

La deforestación en el sudeste de Asia va en aumento, lo que ha abierto un mercado alternativo de materiales reciclados que ayuda a la dimensión ecológica del planeta, al mismo tiempo que abre un mercado alternativo de reciclaje en donde el valor del producto es menos especulativo y más real, a diferencia de las grandes cadenas de materiales.

Con el uso de materiales reciclados se contribuye al Objetivo de Desarrollo Sostenible 15, “Vida en la tierra – Vida de ecosistemas terrestres”.

El diseño del techo toma elementos de la construcción local que se encuentra en esta área, lo que maximiza el uso de materiales disponibles localmente. Tanto el techo de las viviendas como del baño están compuesto por una primera capa interna de aluzinc, atornillada a la estructura de madera impermeable a la lluvia, una segunda capa intermedia de troncos de eucalipto instalados verticalmente para crear ventilación y aislamiento térmico, y una capa exterior de hojas de caña de azúcar extraídas de una cosecha cercana al solar del proyecto. A nivel de suelo, se instala una franja horizontal de fibra de vidrio corrugada para ofrecer una entrada de luz a en la planta baja de las unidades.

Aspecto general del Centro Juvenil de Hua Fai

Cada módulo habitacional divide el espacio interior en cuatro: dos áreas sociales en el primer piso y dos áreas privadas en el segundo nivel.

A esto se suman dos cerchas inclinadas en cada lado triangular de la casa, lo que ayuda a proteger las terrazas que se encuentran delante de cada unidad, de las fuertes lluvias.

Paralelamente se construye una unidad de baño con la misma lógica y geometrías que las unidades de viviendas.

Cada una de las fachadas, responde a una función específica: La cara orientada hacia el arrozal se acondiciona como lavabo / tocador, en la orientada al espacio central se construye un banco, y en  la que se sitúa a la entrada del recinto, se crea un jardín vertical como elemento de recepción.

Detalle Jardín Vertical Hua_Fai

Si quieres colaborar al mantenimiento de este proyecto e iniciativa, puedes hacerlo con una pequeña aportación, por ejemplo si donas 50 € estarías financiando el salario (y al proceso de  formación) de una semana de un trabajador. Para hacer una donación, puedes hacerlo de una forma segura pulsando este enlace.

Para más información y detalles arquitectónicos sobre este proyecto, puedes consultar (en inglés) la web de Estudio Cavernas.

Si quieres contactar directamente con la Organización Estudio Cavernas puedes hacerlo, escribiendo directamente a: info@estudiocavernas.com.

Detalle del Centro Juvenil HuaFai

Muchas gracias por tu atención y como suele ser habitual se agradecen los comentarios.

Puedes suscribirte al blog, pulsando el botón “seguir” que aparece en la columna derecha, indicando tu dirección de correo electrónico.

Referencias:

Pueblo Karen

Los niños del basurero